Infecciones micóticas de la piel

Las infecciones micóticas o fúngicas están provocando por hongos que infectan la piel. Son enfermedades frecuentes, contagiosas y curables con un tratamiento correcto.

Síntomas:

Tinea pedís o pie de atleta: ocurre cuando los hongos infectan los pies. La forma más habitual se manifiesta con picor, descamación y en ocasiones mal olor entre los dedos de los pies. En otras formas el aspecto es de sequedad y descamación en toda la planta del pie.

Tratamiento:

Existen diversos antobióticos activos frente a los hongos (antifúngicos) que pueden emplearse por vía tópica (en crema) o vóa oral (en pastillas). El tipo de infección y su extensión indicará una u otra vía. En general, los antifúngicos suelen tomarse durante más tiempo que los antibióticos frente a otros gérmenes como las bacterias.

Consejos para evitar la micosis:

Con respecto a las infecciones de los pies (pie de atleta) la prevención está dirigida al uso de chancletas en lugares públicos como duchas, piscinas, vestuarios, etc., en especial en deportistas que lo frecuentan habitualmente.


Cuidado con la neumonía

Es una infección del pulmón caracterizada por la multiplicación de microorganismos en el inferior de los alveolos, lo que provoca una inflamación con daño pulmonar. La reacción inflamatoria produce una ocupación de los alveolos que puede visualizarse en una radiografía de tórax.

Síntomas:
Algunos casos debutan como una neumonía típica, que consiste en la aparición en varias horas o entre 2 y 3 días de tos con expectoración purulenta o herrumbrosa, en ocasiones con sangre, dolor torácico y fiebre con escalofríos.

Tratamiento:
Casi todos los pacientes se recuperan con tratamiento o sin el. Los fármacos de elección son la tetraciclina, la antiobiomicina, la claritromicina y la azitromicina. La antibioterapia reduce la duración de la fiebre y los infiltrados pulmonares aceleran la recuperación de los síntomas.

Consejos para evitar la neumonía:
Hay pocas medidas para evitar la aparición de una neumonía. En raras ocasiones se adquiere por un contagio de otra persona y las mas frecuentes se originan por gérmenes que habitan en nuestras vías respiratorias.


Evitemos el Zika

La picadura de un mosquito aedes aegypti infectado el mismo que transmite el dengue y la chikungunya – es la principal vía de contagio. Así es el mosquito “aedes aegypti”, causante del Zika, el dengue y la chinkungunya. Sin embargo, se ha detectado la presencia del virus en el semen y se han reportado caos de transmisión por vía sexual.

Síntomas:
Fiebre leve y erupciones en la piel son las manifestaciones mas frecuentes de la enfermedad. A veces vienen acompañadas de malestar general, conjuntivitis y dolor en músculos y articulaciones.

¿Cómo se cura?
No existe un medicamento especifico para curar el Zika. Una vez que se ha contraído el virus, se pueden tratar los síntomas con medicinas para aliviar la fiebre, los dolores y el malestar general. Se pueden usar analgésicos como paracetamol y acetaminofén.

Consejos para evitar las picaduras del mosquito:

  • Uso de repelentes contra mosquitos.
  • Utilizar un protector solar.
  • Se recomienda el uso de mosquiteras en puertas y ventanas.
  • Es conveniente no tener agua dulce en macetas.